el cuento

Doctor Corazón: Ayudeme por favor, no se que hacer. Mi polola me engaña, bueno, eso creo al menos… Está cada día mas fría, mas distante. No puedo creer que sea mi culpa ya que yo la trato con mucho cariño. Doctor, estoy desesperado, ya no puedo dormir desde que encontré en su velador un llavero negro que se no es de ella. Me juró que era de su hermana, pero la noté tan nerviosa que supe que mentía. No se si debo perdonarla para salvar los 6 meses que llevamos, o terminar con ella. Deme un consejo, Doctor.

AFLIGIDO, LA REINA

Mi amigo: ¿seis meses dijo? Bueno, me parece que esa mujer de verdad no lo quiere, yo en su lugar la mataría, digo, yo en su lugar la dejaría; pero antes la insultaría como la perra que es, y le daría lo que se merece, una buena golpiza no le sentaría mal. No culpe a ese buen hombre al que con seguridad ella también engañó. Una mujer así no merece la pena.

DOCTOR CORAZÓN

PD: ¿Sería tan amable Ud. de hacer llegar ese llavero negro a la redacción de este diario?

A %d blogueros les gusta esto: